“INTERACCIÓN”

“INTERACCIÓN”

Palladio vs Mondrian

“Piet Mondrian, el «pintor de los cuadraditos» fue un artista holandés que creó su obra en torno a la revista De Stijl, principal órgano de difusión neoplasticista.
Para tipos como Mondrian, el arte debía ser representado a través de líneas rectas y colores puros. Cada uno tiene su opinión.
En caso de Mondrian, esto se debía a que lo rectilíneo y lo cromáticamente puro era un símbolo de la expresión del orden cósmico.
Esto está vinculado a las teorías teosóficas que estaban de moda en la Europa de la belle epoque y que a la larga no es más que un intento de abstracción diferente al de Kandinsky. Mucho más ordenado, más matemático… y más frío.

Se formó como maestro de dibujo de educación obligatoria y a finales de siglo en Amsterdam se empezó a relacionar con los innovadores grupos artísticos del momento. Ahí pinta sus primeras obras, a años luz de lo que vendría después: paisajes serenos, grises, tierras, tonos oscuros…

Pero en 1912 se traslada a París, donde conoció a gente como Leger o Braque que le descubren el nuevo y loco arte del siglo XX. Al principio se hizo cubista como ellos, pero poco a poco se fue interesando más por la abstracción.

La Gran Guerra llegó y el artista regresó a los Países Bajos, donde conoció a los que serían sus compañeros de movimiento, Bart van der Leck y Theo van Doesburg. Con ellos y otros más (arquitectos, diseñadores…) funda la revista De Stijl.

Con ella este grupo de artistas querían representar las verdades absolutas del universo. A partir de ese mismo momento, Mondrian se expresaría sólo a través de planos de colores primarios y líneas rectas.

Al final Van Doesburg acabaría usando diagonales, aburrido de tanta línea monótona, y un ofendido Mondrian se separaría definitivamente del grupo por semejante sacrilegio.

Tras esto viajaría, exportando su visión artística: Londres, Nueva York… Ahí perdería la rigidez anterior y ganaría ritmo. Quizás fue el jazz, quizás lo cosmopolita de la Gran Manzana… Quien sabe.”

Villa Rotonda

“La belleza resultará de la forma y correspondencia del todo, con respecto a las varias partes, de las partes entre sí, y de estas nuevamente al todo; que la estructura pueda parecer un cuerpo entero y completo, en el que cada miembro concuerde con el otro, y todo lo necesario para componer lo que pretendes formar.”

Andrea Palladio

Villa La Rotonda es una villa neoclásica a las afueras de Vicenza en el norte de Italia diseñada por Andrea Palladio. El nombre correcto de la villa es Villa Almerico Capra Valmarana, pero también se la conoce como “La Rotonda”, “Villa Rotonda”, “Villa Capra” y “Villa Almerico Capra”. El nombre Capra deriva de los hermanos Capra, que completaron el edificio después de que les fuera cedido en 1592. Junto con otras obras de Palladio, el edificio se conserva como parte del Patrimonio de la Humanidad “La ciudad de Vicenza y las villas palladianas de el Véneto “.

La elección de la ubicación fue fundamental: a solo un cuarto de milla de las murallas de la ciudad, la colina sobre la que se asienta la Rotonda estaba garantizada para ofrecer el aire limpio que todos los miembros de la nobleza del Véneto deseaban en ese momento.

El plano cuadrado de la villa se rotó 45 grados, sus cuatro esquinas mirando hacia los cuatro puntos cardinales para mitigar la exposición al sol y los vientos. A diferencia de otras villas palladianas del Véneto, el edificio no fue diseñado desde el principio para albergar una granja en funcionamiento. Este sofisticado edificio fue diseñado para un sitio que era, en terminología moderna, “suburbano”. Palladio clasificó el edificio como un “palazzo” en lugar de una villa.

La Rotonda es un edificio simétrico de planta cuadrada con cuatro fachadas, cada una de las cuales tiene un pórtico saliente. El conjunto está contenido dentro de un círculo imaginario que toca cada rincón del edificio y los centros de los pórticos. El nombre La Rotonda hace referencia a la sala circular central con su cúpula. Describir la villa, en su conjunto, como una rotonda es técnicamente incorrecto, ya que el edificio no es circular sino más bien la intersección de un cuadrado con una cruz. Cada pórtico tiene escalones que conducen a él y se abre a través de un pequeño gabinete o pasillo hacia la sala central circular abovedada. Ésta y todas las demás habitaciones fueron proporcionadas con precisión matemática de acuerdo con las propias reglas de arquitectura de Palladio, que publicó en  I Quattro Libri dell ‘Architettura . Los espacios de trabajo para los sirvientes de la villa están ocultos en un nivel bajo debajo del primer piso, al que se accede a través de escaleras ocultas dentro de las paredes del pasillo central

La Rotonda no tiene cimientos: es autosuficiente gracias a los arcos y las bóvedas de crucería de ladrillo de la planta baja, que constituyen la trama estructural de los ejes perpendiculares sobre los que se apoyan las plantas superiores. Si miras con atención la perspectiva de la villa, notarás que el piso noble y el ático cada cueva en unos pocos centímetros en comparación con el piso de abajo, actuando como una especie de “pirámide escalonada” en tres niveles, haciendo que toda la estructura sea estable.

El diseño reflejó los valores humanistas de la arquitectura renacentista. Para que cada habitación tuviera algo de sol, el plano se rotó 45 grados desde el punto cardinal de cada brújula. Cada uno de los cuatro pórticos tiene frontones adornados con estatuas de deidades clásicas. Cada uno de los frontones estaba sostenido por seis columnas jónicas. Una sola ventana flanqueaba cada porche. Todas las habitaciones principales estaban en el segundo piso o piano móvil .

Se encargó a Alessandro  y Giovanni Battista Maganza  y Anselmo Canera  pintar frescos en los principales salones para los interiores. El espacio principal es el hall central, circular, rodeado por un balcón y cubierto por el techo abovedado; se eleva en toda la altura de la casa principal hasta la cúpula, con paredes decoradas en trampantojo . Los abundantes frescos crean una atmósfera que recuerda más a una catedral que al salón principal de una casa de campo.”

 

 

Texto: https://archeyes.com/villa-capra-la-rotonda-andrea-palladio/

Texto: https://historia-arte.com/artistas/piet-mondrian

Montaje: Jorge Corróns Crespí

Volver a: