El Camí de la Sang y el Paredón de España: una deuda patrimonial

A las afueras de Paterna (municipio ubicado en la provincia de València) paseando por el pinar que se encuentra detrás del cementerio municipal, encontramos una estructura arquitectónica interesante. A primera vista puede parecer un simple muro, pero es más que eso… el Paredón de España, así se llama el “muro” que se encuentra detrás del Cementerio Municipal de Paterna y donde, entre abril de 1939 y noviembre de 1956, fueron fusiladas 2238 personas. Si te acercas lo suficiente, aún se pueden apreciar los impactos de las balas disparadas por el batallón de fusilamiento.

Cuando los condenados eran asesinados en el paredón, los cuerpos de las víctimas se transportaban por un camino que llevaba al cementerio, el cual sería denominado el Camí de la Sang, debido al rastro de sangre que dejaban los cadáveres.  

Este lugar es el segundo de España donde más personas fueron fusiladas durante la posguerra y se encuentra, actualmente, en un estado de práctico abandono. Aun así, desde hace unos pocos años, se ha convertido una zona de “peregrinaje” y de interés colectivo debido a que, en 2017, y gracias a la subvención de la Diputació de València, el equipo de ArqueoAntro pudo iniciar las primeras exhumaciones de las fosas comunes que se encontraban en el cementerio, lo que provocó el aumento de visitas de todo tipo: familiares, curiosos e, incluso, políticos. Desde entonces, las exhumaciones no han cesado y hace unas semanas se abría la séptima fosa, la 115.

Además, las visitas guiadas que ha ido realizando ArqueoAntro, junto a otras asociaciones relacionadas con la recuperación de la memoria histórica, o la organización de jornadas entorno a ello a cargo de diferentes entidades, han fomentado el rescate del valor simbólico que representan dichos elementos.

Gracias a esto y a los cambios en la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano y la creación de una ley autonómica de memoria histórica, ha sido posible que el Ayuntamiento de Paterna iniciara, el pasado mes de octubre, el proceso de declaración del paredón, del Camí de la Sang y de las fosas comunes del cementerio como Bienes de Relevancia Local. Aún queda trabajo por hacer, pero al fin se ha empezado a proteger este patrimonio, su historia y su memoria.

 

Carta de José Giner Navarro, fusilado en Paterna el 21 de julio de 1939.

 

“Padres y hermanos, este es el último adiós […] Pero la justicia de los hombres se equivoca y ahora en nombre de Dios le repito que podéis estar tranquilos que nunca hice daño ninguno […] Estoy completamente convencido y sé que V. también sabe que hacen una injusticia conmigo. Perdóneme pido si se llega a enfadar en alguna cosa sin estar en mi ánimo.

José Giner.

Adiós a todos. Vuestro hijo, a 21 de julio de 1939. Lo doy todo”

 

 

Foto principal: El Meridiano

Foto secundaria: Pilar Taberner.

Página web de ArqueoAntro