El Patrimonio Olvidado

El patrimonio documental y bibliográfico es uno de los bienes más significativos, ya que aporta una información muy interesante no sólo a los investigadores sino a los particulares. Quizás el hecho de ser menos visual en comparación con el histórico-artístico o con los yacimientos arqueológicos impide que los ciudadanos lo vean como un patrimonio cercano y accesible, y en ocasiones no saben la importancia de su funcionalidad en nuestro día a día.

Me gustaría centrar este artículo, sobre todo, en el patrimonio documental que se encuentran en los diferentes archivos de nuestro país. El cuál está protegido por la Ley de Patrimonio Histórico Español (1985), teniendo la categoría de BIC al igual que el resto de los bienes que comprenden un valor y significado para nuestra cultura. Podemos encontrar fondos desde el siglo XII hasta la actualidad, en su mayoría son documentos administrativos y de justicia, siendo los más consultados por los particulares, y lo más antiguos o específicos son solicitados por investigadores que siguen una línea concreta de investigación.

La funcionalidad de los archivos es permitir a los ciudadanos e investigadores el acceso a los documentos que conserva, ya que lo que buscan es un fin informativo, y en muchas ocasiones, los documentos tienen un carácter judicial para el usuario. Esto quiere decir que existe un régimen jurídico que controla la protección de datos de las personas que aparecen reflejadas, y dependiendo del tiempo que tenga el BIC desde su emisión e incluso desde su incorporación en el archivo, así como de los datos y tipología del documento, se exigirá cierta restricción o no.

En la actualidad, los archivos siguen teniendo para los usuarios un carácter más rígido y distante que las bibliotecas, pero intentan acercar el patrimonio documental a los ciudadanos del modo más atractivo posible. El hecho de crear portales y publicar las exposiciones que se realizan facilita a cualquier visitante la experiencia de disfrutar de la misma a través del ordenador, ejemplo que llevan a cabo muchos museos con las visitas virtuales. A su vez, tenemos el PARES, un portal de servicios al ciudadano que permite buscar cualquier documento digitalizado de los archivos españoles o adquirir la signatura del documento de interés.

¿Se debería apreciar más el patrimonio documental? ¿Los archivos juegan un papel importante? En mi opinión se deberían valorar más, exponer más el papel que tiene el patrimonio documental en cualquier país por la riqueza que guarda entre sus hojas, imágenes, planos, etc. Información verídica de cualquier época que nos habla de nuestra sociedad, personas, costumbres, lenguas, oficios, política… en definitiva el conseguir preservar, restaurar, conservar y divulgar este tipo de BIC es esencial para las futuras generaciones, y es una labor que desempeñan los archivos.