MONJES Y ECO-VISIONARIOS

Actualmente podemos disfrutar de dos exposiciones en Madrid que nos invitan a reflexionar sobre dos ramas patrimoniales, el patrimonio natural y el patrimonio cultural, que además son recogidas de forma explícita en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) dentro del ODS 11 de ciudades, en la meta 11.4: “Redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo”.

Como referencia del patrimonio cultural, la exposición “El itinerario hacia la tranquilidad” (1) nos invita a conocer los monasterios budistas de la región China de Zhejiang desde el trabajo que la arquitecta Weiqiao Wang está realizando para su tesis doctoral en la ETSAM (2). Weiquiao contó en la conferencia inaugural como visitó además de los monasterios chinos, los monasterios españoles de Santa María de Huerta (3) y de Poblet (4). Además de las estructuras tradicionales de construcción, las organizaciones funcionales en torno a patios, jardines, claustros o huertos, Weiquiao habló de la importancia del modo de vida que perdura en estos edificios monacales, en cuanto permite conectar desde las aspiraciones personales con las de la comunidad. Es precisamente este aspecto, centrar la funcionalidad en las aspiraciones personales, en colaboración con las aspiraciones de la comunidad, una cuestión transversal a todos los ODS, enunciada como una transformación liderada por el ciudadano, en cuanto el ciudadano es la persona que defiende sus aspiraciones respetando las de sus conciudadanos.

Como referencia del patrimonio natural, la exposición “Eco-Visionarios” (5) exhibe propuestas reivindicativas de patrimonios naturales, desparecidos o en peligro de desaparición, afectados por diferentes formas de contaminación antrópica. En el vídeo de una de las propuestas, un indígena de la amazonia reclama el entorno natural como su casa, reivindicando la descontaminación para recuperar la salud, la suya y la de su comunidad. Esta visión de las personas como naturaleza, que habitan un ecosistema con el que colaboran en sintonía, es una visión que la civilización tecnificada ha perdido en algún sentido y es uno de los motivos que justifican los ODS. Los ODS (6) son objetivos de aplicación a escala global e inciden de forma prioritaria en aspectos medioambientales para reconducir el desarraigo de las personas con la naturaleza. El respeto por el hábitat de los otros seres vivos que hemos minusvalorado a la categoría de simple comida, y que los ODS reivindican como biodiversidad natural, un patrimonio ecológico que pasa a ser el eje motriz del Desarrollo Sostenible (7) a escala planetaria.

Para responder a la pregunta de cómo se posiciona el patrimonio cultural con respecto al natural, es recomendable visitar ambas exposiciones. En “El itinerario hacia la tranquilidad” veremos monasterios asentados en maravillosos espacios naturales, integrados y conviviendo con el entorno medioambiental durante siglos. El ODS 12 exige “Producción y Consumo responsables”, volver la mirada a la vida monacal para recuperar el patrimonio cultural de las personas que saben vivir con otros valores. “Eco-Visionarios” ofrece la contaminación causada por las actividades humanas en diferentes ecosistemas de nuestro planeta, la utilización inconsciente e incondicional de avances tecnológicos, como consecuencia, la desconexión de las personas con sus raíces biológicas naturales; reivindica un cambio de valores en la vida de las personas y de las comunidades con el objetivo de restaurar el patrimonio natural perdido.

El ODS 13 “Acción por el Clima” y el ODS 17 “Alianzas para lograr los Objetivos” son una síntesis de cómo lo natural y lo cultural son aspectos intrínsecos a todo el patrimonio, desde los monasterios construidos hace siglos a los espacios naturales protegidos en cualquier parte del mundo.

Objetivos de Desarrollo Sostenible en Ecovisionarios, Nave 16 de Matadero Madrid

Referencias: