Exclusiva con Remedios Varo Uranga, artista plástica

Ciudad de México, 1962

Una semana más hablamos con mentes fascinante de la historia española. Esta semana hemos viajado hasta Ciudad de México para poder hablar con la pintora Remedios Varo Uranga y asistir a su segunda exposición individual en la capital mexicana. *

 

P: Buenas tardes. En primer lugar, enhorabuena por esta magnífica exposición que tenemos el gusto de disfrutar. El camino que te llevó hasta aquí no ha sido muy fácil, has vivido años muy turbulentos tanto para España como luego para todo el mundo. ¿Qué nos puedes contar acerca de tu infancia, antes de que todo ese horror pasara?

R: Buenas días y gracias por estar aquí. Sí, han pasado muchas cosas a lo largo de mi vida. Yo nací en un pequeño pueblo de Cataluña, en la provincia de Gerona. Vivimos allí hasta que tuve más o menos 10 años que fue cuando nos mudamos a Madrid debido a un traslado laboral de mi padre.

P: Entonces, ¿realizaste todos tus estudios en Madrid?

R: Efectivamente. Primero estudié en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y luego ingresé en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado donde estudié 6 años. En esa época coincidí con Maruja Mallo, Salvador Dalí y Victoria Durán.

P: Debió ser muy interesante. Si no me equivoco, siendo todavía estudiante te presentaste a la Exposición de Ex Libris.

R: Sí, eso fue en 1928 y mi trabajo alcanzó el sexto puesto. Mas adelante, cuando ya terminé los estudios, participé en el Salón de la Unión de Dibujantes Españoles.

P: Después de casarte, te mudaste con tu marido a Paris.

R: En realidad, esa época, primera mitad de los 30, la pasamos entre Paris y Barcelona. En Francia trabajé en un estudio que compartía con Esteban Francés, Marcel Jean y Óscar Domínguez y en Barcelona me dedicaba más a los dibujos publicitarios.

P: Y luego vino la Guerra Civil. ¿Por eso te fuiste definitivamente a Paris?

R: Nunca pensé que mi estancia en París fuese a ser definitiva. Una vez finalizada la Guerra Civil fue cuando decidí abandonar España de una manera más definitiva y optar por fijar mi residencia en México.

P: ¿Publicó mexicano ya sabía tu obra, ¿no?

R: Sí, porque participé en la Exposición Internacional del Surrealismo. La organizaron André Breton desde Paris y Wolfgang Paalen y César Moro desde México.

P: Y desde entonces estas en Ciudad de México. ¿A que te has dedicado en todo este tiempo?

R: Bueno, ha habido de todo. Vine en 1941, una época complicada para todos. En principio estaba realizando los figurines para una revista e incluso colaboré en el vestuario que Marc Chagall había diseñado para el ballet Aleko. Mas adelante, también me dedique a pintar muebles e instrumentos musicales.

P: El público mexicano volvió a redescubrirte como pintora en 1955 y muy pronto te convertiste en una de las artistas más importantes.

R: A lo que te refieres fue una exposición conjunta de seis artistas en 1955. Yo participé en aquella exposición con dos obras. El éxito fue muy grande y al año siguiente tuve mi exposición individual. Desde entonces he participado en varias exposiciones colectivas y he tenido la suerte de que mi arte se vea reconocido aquí. Me considero muy afortunada.

P: Y nosotros por poder compartir contigo esta gran exposición que tienes ahora. Mucha suerte en el futuro.

R: ¡Gracias! Nos vemos.

 

 

*aunque los hechos presentados en esta entrevista son históricamente correctos, todo el dialogo es el fruto de la imaginación de la autora