Exclusiva con Segundo de Chómon, famoso cineasta e inventor

Paris, 1928

 

¡Buenos días a todos y muchas gracias por estar una semana más con nosotros! Hoy vamos, junto con nuestro invitado, a descubrir el mundo fascinante del cine. Tengo el honor de hablar con Segundo de Chómon, famoso cineasta e inventor. *

 

P: Buenas tardes y gracias por estar con nosotros. Como en todas nuestras entrevistas, me gustaría empezar preguntando un poco por su infancia y juventud.

R: Hola, buenas tardes y bienvenidos a París. Bueno, nací en Teruel, en 1871. Mi padre era un médico militar. Yo creo que mi infancia ha sido similar a las de mi compañeros y amigos.

P: Todo cambió con un viaje, si no equivoco.

R: Efectivamente. Con los 24 años surgió la oportunidad de mi vida y viajé a París. Allí tuve mi primer contacto con el invento de los hermanos Lumière. Permanecí dos años en la capital francesa, entre otras cosas, estudiando como funciona ese cinematógrafo. Luego me alisté en el ejército.

P: ¿Para la Guerra de Cuba?

R: Sí, sí. En la isla pasé dos años y luego volví a París y me casé.

P: ¿A que se dedica su mujer?

R: Mi mujer es artista. Como yo. Cuando nos casamos, ella estaba trabajando en el laboratorio del cineasta Meliès el grandísimo trabajo que desarrollaba en su laboratorio con una técnica nueva para el coloreado de películas.

P: ¿Sus primeras películas datan del principio de este siglo?

R: Sí, me contrataron para hacer unas grabaciones de Barcelona, para la productora francesa Pathé Frères. Se trataba de cuatro documentales en los que salen vistas panorámicas de la ciudad: Subida a Montserrat, Bajada de Montserrat, Panorama del Tibidabo y Panorama de Barcelona desde el Tibidabo.

P: ¿Fue entonces cuanto volvió a España?

R: Por esas fechas, más o menos, sí, nos mudamos a Barcelona, temporalmente. Monté un taller donde pude comercializar mi sistema de coloración. Este trabajo también me ayudó en financiar mis películas Choque de trenes y Los guapos del parque. Después de estas películas, volvimos a París donde pude trabajar en mis grandes proyectos de efectos especiales en las películas de otros directores.

P: ¿Volvieron de nuevo a Barcelona antes de la Gran Guerra?

R: Sí, sí, años antes, allá por el año 1910, yo ya estaba trabajando en los proyectos españoles. Se trataba de películas adscritas a géneros populares el sainete y la zarzuela. Después pasé una temporada en Turín, trabajando con la productora Italia Films.

P: Después de la guerra, volvió a París, ¿verdad?

R: Sí, hace tres años aproximadamente que he vuelto a París. Hace un par de años colaboré en la película Napoleón, de Abel Gance.

P: Para terminar esta entrevista, ¿a qué se dedica ahora?

R: Tengo un proyecto muy interesante, se llama El negro que tenía el alma blanca. Es una película de Benito Perojo. Estoy intentando realizar una secuencia onírica, espero que todo salga bien.

R: Nosotros también. Muchas gracias.

 

 

*aunque los hechos presentados en esta entrevista son históricamente correctos, todo el dialogo es el fruto de la imaginación del autor