Exlusiva con Jerónimo de Ayanz y Beaumont, militar y primer inventor de la máquina de vapor

Sevilla, 1610

¡Buenos días! Una semana más tenemos el honor de hablar con una de las mentes más interesantes de la historia española. Hoy tenemos el honor de hablar con Don Jerónimo de Ayanz y Beaumont, gran militar y primer inventor de la máquina de vapor.

 

P: Buenos días, señor Ayanz y gracias por hablar con nosotros. Me gusta empezar mis entrevistas preguntando por la niñez y la infancia, yendo un poco por el orden cronológico. ¿Qué nos puede decir de ese periodo de su vida?

R: Buenos días y gracias por venir hasta Sevilla para hacerme esta entrevista. Me ha resultado imposible viajar hasta Madrid para mantenerla allí tal y como previamente habíamos acordado. En fin, mi infancia…… nací en Navarra, en el señorío de Guenduláin, al lado de Pamplona. El señorío pertenece a la familia de mi padre, que al igual que mi madre, proviene de las familias nobles de Navarra. Somos cuatro hermanos y por ser segundo opté por la carrera militar muy temprano.

P: Sí, con solo 14 años viajó a la corte del rey Felipe II, si no me equivoco.

R: Efectivamente. Mi carrera empezó como el paje del rey y muy pronto recibí la formación militar. La vida en la corte del rey Felipe II estuvo llena de aventuras militares y participé en campañas por toda Europa.

P: En una de esas campañas fue gravemente herido, ¿verdad?

R: Así es, en la campaña de Flandes. Al volver a España me casé y nos mudamos a Murcia, de donde proviene la familia de mi esposa y allí ejercí de regidor de la ciudad….

P: Por todo eso, entre otras cosas, el rey le nombró caballero de la Orden de Calatrava y comendador de la misma. También al administrador general de las minas del reino. ¿Cómo fue ese trabajo?

R: Se ha convertido en una de las pasiones de mi vida, he dedicado mucho tiempo al estudio de la industria minera, intentando mejorarla y hacerla más segura para los mineros a la vez que más rentable. Muchos de mis inventos, y tengo registrados decenas de ellos, se relacionan de alguna manera con la minería.

P: ¿Es cierto que uno de sus inventos surgió después de una inspección tras estar a punto de morir de los gases tóxicos?

R: Sí, es verdad. Eso me hizo pensar y a raíz de ello he creado sistemas para poder respirar en aire viciado. También, me dedique al problema de desagüe de las galerías subterráneas profundas.

P: ¿Es allí donde emplean las máquinas de vapor?

R: Así es. Todo forma parte del proyecto de explotación de las minas de Potosí, ricas en oro.

P: ¿Nos puede decir un poco más sobre su propuesta de reforma de la industria minera? Si he entendido bien, esa propuesta no ha sido aceptada todavía por la corte del rey Felipe III.

R: Estaba Llevo trabajando años en diferentes proyectos y experimentos en relación con las minas para ver cómo se podrían mejorar algunos aspectos de la industria. En primer lugar, lo que he propuesto es la liberalización de las minas, un sistema económico que permitiría mejor rendimiento. Eso implicaría una mejora organización de trabajo y finalmente bajada de coste de la explotación. También, se deberían crear escuelas especializadas en minería.

P: Otro invento suyo ha generado mucho interés. Una máquina de buceo.

R: Eso lo desarrollé en Valladolid, cuando se trasladó la Corte allí y yo con ella. Se trata de un equipo de buceo, para ser precisos, que puede quedarse el tiempo indefinido por debajo del agua. Hace unos años ese equipo ya fue utilizado para la extracción de las perlas en la Isla Margarita, después de haber recibido el patente del Consejo de Indias.

P: ¿Y el resto de sus invensiones, también están protegidos por patentes?

R: Sí. Todas mis invenciones, más de cincuenta, estan protegidas por el Consejo de Castilla.

P: Enahorabuena. Finalmente, me gustaría preguntarle sobre el proyecto que tiene ahora entre manos en Sevilla.

R: Hace dos años fundé una compañía para la explotación de la mina de Guadalcanal, cerca de Sevilla. Mis socios en este negocio, entre otros, son el doctor Simón de Meneses, Dionis Lhermite y Pedro de Baeza. Esa mina es muy rica en oro y se ha explotado hace unos años, en la época del rey Felipe II, pero hace un tiempo se inundó. Estamos intentando rehabilitarla.

P: ¡Que interesante! Le deseo mucha suerte con ese proyecto y muchas gracias por hablar con nosotros.

R: A usted. Todo lo mejor.