Gijón quiere rescatar su ermita de San Esteban del Mar

El club Rotario lanza una campaña de micro mecenazgo para reunir los 40.000€ necesarios
Madrid, 8 de noviembre de 2023- Hace 70 años que no se celebra ninguna misa en su interior. Con anterioridad había estado vinculada a los Marqueses de San Esteban del Mar del Natahoyo y en ella se veló el cuerpo del ilustre gijonés Melchor Gaspar de Jovellanos antes de ser llevado en procesión hasta su definitivo sepulcro. Pero desde mediados del siglo XX, la ermita de San Esteban del Mar del Nahahoyo (Gijón) aparece abandonada y arrumbada dentro del recinto de la Escuela Revillagigedo, un centro concertado de Formación Profesional dirigido por la Compañía de Jesús.
Sin embargo, su futuro podría dar un vuelco: el Club Rotario de Gijón ha acudido a la asociación Hispania Nostra para lanzar una campaña de micro mecenazgo con el objetivo de reunir los 40.000€ necesarios para recuperar esta ermita de 1648. Solo tienen 26 días -hasta el próximo 4 de diciembre- para conseguir esa cantidad, y hasta el momento han recaudado 2.565€ por parte de 18 donantes. “Una magnífica iniciativa comunitaria de defensa de nuestro patrimonio con la que os animo a colaborar”, ha escrito Ana Isabel en el “Muro de aportantes” de la campaña.

“Se pretende su rehabilitación para convertirla es un Espacio Cultural, abierto a la ciudad e integrada en el entramado urbano gijonés”, señalan los promotores. “El Club Rotario de Gijón se ha esforzado en captar fondos para llevar a término este proyecto en el que tanto esfuerzo e ilusión hemos puesto con el fin de restaurar una pequeña parte de nuestra historia, así como poner a disposición del barrio del Natahoyo un espacio cultural singular”, explican. “Igualmente, consideramos que la integración urbanística de este espacio en el entramado de la ciudad, así como los importantes cambios que se anuncia en la zona colindante de los astilleros, hacen de esta actuación la primera de muchas en la zona que la convertirá de zona degradada a una zona abierta al mar como lo fue en el momento en que construyó la capilla”, añaden.

Lo que se pretende “es acometer las obras pertinentes para consolidar la estructura de la capilla y sanear el espacio interior para su conservación mediante los sistemas, materiales y técnicas tradicionales recomendadas para este tipo de edificación respetando sus valores históricos y culturales conservando sus características tipológicas de ordenación espacial, volumétrica y morfológica”, explican los promotores. Las intervenciones que quieren acometer son:

    • Sustitución de la cubierta, retirando los tableros tipo Viroterm, la teja mixta de hormigón y las cerchas duplicadas para proceder a la creación de una nueva cubierta
    • Crear un zuncho perimetral en la cabeza de los muros de la capilla que «ate» el contorno de la misma para evitar los empujes y reforzar el conjunto.
    • Restaurar el alero de hiladas de teja curva, el tejaroz, actuando de manera puntual sobre las zonas dañadas con mortero de restauración de composición indicada para tal efecto.
    • Mantener los contrafuertes adosados a los originales.
    • Macizado y cegado de los nichos del interior y de los huecos de ventanas practicados modernamente en los paramentos norte y sur de la capilla así con el pequeño acceso posterior.
    • Reparar las grietas y fisuras de las fachadas, con sistemas tradicionales de mortero de cal hidráulica. En caso de necesidad se procederá al cosido de las mismas.
    • Revisar la carga exterior que actualmente cubre parcialmente la mampostería y sillares.
    • Abrir el óculo en la fachada principal y la saetera oculta por el falso techo curvo de la nave.
    • Reparar el arco de medio punto sobre la puerta de entrada, especialmente en los puntos
      más afectados por la erosión y efectos por el paso del tiempo.