La despoblación en los pueblos de España y sus tesoros

Todo parece idílico cuando visitamos las pequeñas localidades que se alejan de la aglomeración de las ciudades. Naturaleza, tranquilidad, arquitectura popular, todo es relax y disfrute, pero ¿qué ha ocurrido con los vecinos, la vida en las calles, el trabajo de campo, las fiestas y tradiciones en los pueblos de España?

“Los pueblos españoles de menos de 100 vecinos aumentan un 60%” anuncian los titulares de los periódicos (Fuente: El Confidencial). Algunos incluso nos advierten de una segunda despoblación ¿Cómo se ha producido este fenómeno? ¿Somos conscientes del patrimonio que podemos perder?

Si repasamos la historia, todo comenzó en los años 50 cuando los jóvenes emigraron a las grandes ciudades con el objetivo de encontrar mejores trabajos y condiciones de vida que el medio rural no les podía proporcionar. El tiempo no perdona, y sin darnos cuenta, los pueblos se han quedado aislados, en ruinas, sin dinero y en el olvido de los que escribieron su historia en él.

Un ejemplo que me llegó al corazón, es Salvatierra de Tormes, localidad a 10 km de Guijuelo, Salamanca. Sus orígenes se remontan en la repoblación del rey Alfonso IX a principios del XIII, rey que creó el Alfaz de Salvatierra construyó una fortaleza y amuralló la ciudad. Posteriormente, pasó a manos de sus descendientes hasta integrarse en la provincia de Salamanca quedándose despoblado en los años 50 por la construcción del embalse de Santa Teresa.

Actualmente, no llegan a ser 10 empadronados “Hay noches que dormimos 3 en el pueblo” afirma un paisano. Las murallas y el Castillo de la Mora están en estado de ruina progresiva, así como los escudos y arquitectura de las casas y por supuesto el patrimonio inmaterial del pueblo quedará en el olvido dejando daños irreparables.

Este es sólo un ejemplo. España es el país de las Catedrales, la lista oficial incluye 88 aunque hay algunas que en algún momento también lo fueron y hoy ya no existen. Hoy enumeramos cientos de castillos e iglesias en ruinas por el abandono rural.

Como en Roda de Isábena en Huesca, donde la Iglesia y el pueblo medieval son Conjunto medieval, solo tiene 60 habitantes (Fuente: ABC) y yo me hago la pregunta, ¿Sobrevivirá?

 

Propongamos soluciones reales. El Estado y las Instituciones deben tomar parte y decidir en este asunto. Innovación, tecnología, empleo, red wifi y cultura es la clave.

 

¿Podremos disfrutar de nuevo de los tesoros que heredamos?

Esperemos que sí, a fin y al cabo, nosotros sólo buscábamos una vida mejor.

Foto principal: la autora.

Foto secundaria: Cadena Ser.