Los proyectos de micromecenazgo más populares tienen ciertas cosas en común. Llevar a cabo la misma estrategia que estos no garantiza el éxito pero seguir algunas pautas hará que tu proyecto sea más visible.

Si te sientes incómodo informando a amigos, familiares y extraños acerca de tu proyecto o pidiendo apoyo financiero o de los medios de comunicación social, entonces el micromecenazgo no es para ti. Pero si estás dedicado a tu sueño y tienes fe en lo que estás proyectando —y puedes compartir este entusiasmo con los demás— este modelo de recaudación de fondos puede ser tu gran solución.

La descripción del proyecto debe ser clara y bien estructurada. ¡Se convincente!

Poner un nombre al proyecto

El título debe ser como el de una novela, breve, descriptivo y memorable. Esto hace que sea fácil para la gente encontrar y discutir tu proyecto.

Empieza con una lista de posibles donantes

Lo primero que debes hacer es una lista de todos tus apoyos potenciales: amigos, familia, colegas, compañeros de trabajo, vecinos, asociados y otras personas que realmente se puedan interesar por tu proyecto. Enviar correos electrónicos directos a tus contactos de primer nivel es la manera más eficaz para tener éxito en tu campaña.

Calcula de forma estimada cuantos donantes vas a necesitar para alcanzar el objetivo. Si la media de aportaciones está en torno a los 20/30 euros, divide el presupuesto entre 20/30 y tendrás una aproximación sobre el número de donantes necesarios.

Presencia en redes sociales

Si no estás en redes sociales, debes abrir un perfil en ellas y también es bueno tener un blog.  Abrir una cuenta Facebook, Twitter, Linkedin y YouTube es muy sencillo y un blog también. A través de ellos tienes que difundir tu proyecto y crear una comunidad de intereses para que la gente te siga y done. Y también puedes añadir nueva información que complete la que se encuentre en TODOS A UNA.
Estar en contacto permanente con tu público y mantenerle informado sobre tu proyecto, es una prueba de tu determinación y eso no sólo gusta sino que atraerá a más donantes.
Es importante crear etiquetas alusivas al contenido para facilitar su acceso.

Forma un equipo

Cuanto mayor sea el número de personas que promuevan tu campaña de recaudación, más posibilidades de éxito tendrás. Crear un equipo que sea activo y que te apoye en la difusión de tu proyecto es una idea excelente.

Si te es posible obtener el apoyo de alguna entidad o persona públicamente conocida será mucho mejor pues dará más gancho y credibilidad a tu proyecto.

Involucrar a las personas

Es importante que los donantes se sientan partícipes de tu proyecto. No debes “pedir ayuda” ni decir “necesito tu ayuda” sino “juntos podemos hacer esto”. La presentación de tu proyecto debe ser atractiva y convincente.

El uso de vídeo

Está demostrado que los proyectos con vídeo de presentación recaudan más dinero que sin vídeo. Debe ser breve —1 a 2 minutos— preciso, interesante y cuanto más impactante mejor. Debes ser lo más claro, sincero y convincente que puedas sobre tu proyecto para involucrar más a la audiencia.
Es una buena idea ir colocando distintos vídeos sobre tu proyecto a lo largo del tiempo de recaudación.

Justificar su presupuesto

El presupuesto debe ser coherente y razonable. Muchos proyectos de micromecenazgo fracasan porque sus promotores no explican su presupuesto. Cuando se pide dinero, los donantes quieren saber exactamente cómo se va a gastar y cuando se va a obtener el resultado. La transparencia es fundamental  pues de lo contrario nadie dará un céntimo.

Mejoras en la presentación de tu proyecto y en la captación de recursos

A intervalos regulares, puedes enviar correos electrónicos o vídeos nuevos que ofrezcan nuevos incentivos como tal vez un obsequio extra o un resultado mejor de lo previsto.

Agradecimiento personal

No te olvides de agradecer personalmente a cada donante o seguidor su apoyo.

Difusión en medios

Llegar a los medios de comunicación locales (televisión, radio y periódicos) para hacerles saber que estás usando este innovador modelo de financiación, es sumamente útil. Cuenta también con los medios de comunicación en línea y con los bloggers que tienen afinidades con tu actividad.

PROYECTOS FINANCIABLES (Lista no excluyente):

  • Accesibilidad
  • Actividades arqueológicas
  • Actividades didácticas y de interpretación del Patrimonio
  • Actividades etnográficas y antropológicas
  • Adquisición de piezas por museos
  • Comunicación-difusión y promoción del Patrimonio
  • Conservación de jardines históricos culturales
  • Defensa jurídica del Patrimonio
  • Eventos culturales-jornadas-seminarios y congresos
  • Exposiciones
  • Investigación y publicaciones
  • Música clásica y tradicional
  • Puesta en valor de elementos patrimoniales
  • Restauración de bienes muebles y obras de arte
  • Restauración y consolidación de Monumentos
  • Señalización del Patrimonio