¿Para qué sirve el Patrimonio? Torroja en las Naves de Villaverde

El patrimonio construido es la prueba material de la evolución tecnológica de la sociedad, el edificio de la Nave Boetticher en el distrito Villaverde de Madrid formó parte de las instalaciones de la industria del siglo XX y ahora es una instalación para la industria 4.0 del siglo XXI. Villaverde es un distrito situado al sur de Madrid que hasta mediados del siglo XX fue un pueblo limítrofe de Madrid. Los dueños de la empresa Boetticher y Navarro, al prever un crecimiento de la demanda de sus productos, compran un terreno en Villaverde para ampliar su fábrica. La primera nave se construyó después de la Guerra Civil, a la vez que una Colonia de viviendas para los trabajadores, y una parcela que se dedicó a producción agrícola para solventar las carencias alimenticias y proveer a todos los empleados de la fábrica.  Estas instalaciones se inauguraron en 1942. Después, se fueron construyendo sucesivas ampliaciones, ante el crecimiento de la empresa. La que hoy se conoce como la Nave o la Catedral, se construyó entre 1947 y 1950.

En el año 1992 la empresa cierra y todos los edificios empiezan una etapa de total abandono que se suma al periodo de decadencia que vivió todo este entorno industrial del distrito Villaverde. En el año 2004 el Ayuntamiento de Madrid adquirió la Nave después de un convenio de cesión con los propietarios. Después promovió un concurso junto al COAM, ganado por un proyecto con el lema Banda ancha (1) del equipo de arquitectos formado por José María Churtichaga, Joaquín Lizasoain, Rolf Brülisauer y Mauro Doncel, con la colaboración de Ophelia Mantz.

Vista de acceso a la Nave Catedral
La Nave Catedral después de la rehabilitación con su imagen actual.

En esta etapa del concurso, el ayuntamiento encarga un informe sobre el estado de la estructura de hormigón de la Nave Catedral al Instituto Eduardo Torroja. Los estudios llevados a cabo revelan que Torroja no fue el ingeniero que colaboró en esta obra con el arquitecto autor del proyecto, Ricardo Gómez Abad, sino que fue el ingeniero de la empresa, Manuel Cámara Muñoz.

En 2018 un informe de Rafael García (2) expone los resultados de su investigación, con la conclusión de que, sí existe una nave de Torroja en Villaverde, es la nave de talleres de la empresa Boetticher y Navarro, situada al lado de la Nave Catedral que actualmente se utiliza como garaje de una empresa de autobuses. La nave Catedral se utilizaba para los trabajos de fundición, uno de los hornos de ladrillo se mantiene actualmente.

La historia de este edificio plantea cuestiones sobre para qué sirve el patrimonio. La nave catedral ¿se salvó del abandono y probable demolición por ser conocida como nave Torroja? Y ahora que hemos descubierto a su lado la verdadera nave Torroja junto a la Avenida de Córdoba ¿la reivindicamos como patrimonio?

Concluir reivindicando la importancia de los trabajos de investigación para desvelar el verdadero patrimonio, la importancia de encontrar vías de innovación en los usos para mantener los edificios vivos, y la importancia de evaluar cómo lo colateral puede afectar en la conservación del patrimonio. En este caso, La Nave, catedral renovada con una imagen contemporánea, lidera la creación de puestos de trabajo relacionados con las nuevas tecnologías como en el siglo pasado hizo la empresa Boetticher y Navarro. Una nueva visión para el patrimonio que está acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (3) en su misión de integrar al ciudadano como centro de la transformación urbana en los tres cimientos de la sostenibilidad, el ambiental, el económico y el social.

Referencias:

  1. https://www.coam.org/es/servicios/concursos/concursos-ocam/nave-torroja
  2. R. García (2018). La verdadera nave Torroja de Villaverde. Informes de la Construcción, 70(551): e267. https://doi.org/10.3989/ic.59350
  3. http://www.iaph.es/revistaph/index.php/revistaph/article/view/4389
  4. http://informesdelaconstruccion.revistas.csic.es/index.php/informesdelaconstruccion/article/view/5923/7047