Patrimonio de la Humanidad VS Despoblación

El 28 de noviembre del 2018 salta a todos los medios de comunicación la noticia de que la Candidatura de “Conocimientos y técnicas del arte de construir muros en piedra seca” se ha incluido en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En esos días además un grupo de jóvenes acudimos al voluntariado ambiental de reconstrucción de un chozo tradicional mediante esta técnica constructiva en la comarca zamorana de Sayago, en la frontera con Portugal.

Como joven graduada en Arquitectura y futura gestora del Patrimonio Cultural (además de amante del medio rural), lo primero que hago en este momento es visitar la página web de la UNESCO y enterarme bien de la noticia. ¿Con qué nos encontramos? Con que la Comunidad Autónoma de Castilla y León no está incluida en esta declaración.

Como buena castellana y leonesa, lo primero que siento es un gran disgusto. Pero cuando además perteneces a una de las provincias con mayor sangría demográfica de todo el país (Zamora en mi caso), lo que te invade es una gran impotencia. Fue aquí cuando de verdad me di cuenta de que tenemos un gravísimo problema.

Esta declaración trata de proteger la fragilidad del patrimonio inmaterial para así legarlo a las generaciones futuras. Si en este caso, cada vez son menos las personas que conocen este arte de construir (la densidad demográfica en Sayago es de 5.5 habitantes por km² y la media de edad ronda los 65 años), ¿no es bastante incoherente que la Comunidad de Castilla y León no proteja su propio patrimonio y deje pasar una oportunidad de oro para regenerar estas zonas ya prácticamente muertas?

Tal vez la movilización tenga que surgir en nosotros, los jóvenes. Por un lado, para que las instituciones nos escuchen, y por otro, para diseñar proyectos de educación patrimonial que permitan (ya que no lo hacen otros), salvaguardar el patrimonio inmaterial de nuestros lugares de origen.