Villamorón acoge una intervención artística en torno a los palomares burgaleses

TRONERAS Y NIDALES. INTERCAMBIOS LIMINALES. Esta intervención del artista Laboca se enfoca en lo palomares como espacios arquitectónicos y lugares en los que dialogar con la memoria. El proyecto se desarrolla en Villamorón y Villegas (Burgos).

Los palomares son uno de los activos patrimoniales de estos pueblos burgaleses, muy cercanos a la vía francígena jacobea, si bien son más conocidos por la suntuosidad y monumentalidad de sus iglesias. El hecho de advocarse la iglesia de Villamorón al apóstol no es un hecho casual. Erigida en el tercer cuarto del siglo XIII, testimonia la potencia del culto a Santiago en estas tierras, reforzada por dedicarse a él también una de las campanas del templo parroquial de Villegas.

Estos palomares se concentran fuera del territorio más conocido por este tipo de manifestaciones (Tierra de Campos), lo cual los hace especialmente atractivos de un tiempo en que las palomas constituían un aporte imprescindible a la dieta. La particularidad de que en Villamorón se encuentre, además, el único resto de un palacio gótico reconvertido en palomar, suma atractivos para reivindicar este patrimonio que, en su aspecto material cuenta con tipos constructivos diversos, pero todos recogen peculiares remates a partir de fragmentos calados construidos con tejas curvas. Al mismo tiempo, estas construcciones de fábrica enlucida que salpican los campos burgaleses constituyen hitos paisajísticos imprescindibles para entender un modo de vida que, en cierta medida, se ha extinguido. No obstante, algunos palomares continúan teniendo palomas en estos pueblos.

Con este trasfondo, Laboca, un grupo de hip-hop con amplia trayectoria musical y de trabajo comunitario, aborda el reto de trasladar la experiencia de lo que supuso la “cultura del palomar” expresada por la población local de ambos pueblos en una propuesta musical. El trabajo realizado no se podría entender sin la colaboración entusiasta y desinteresada de las asociaciones culturales radicadas en ambos lugares: la Asociación de Amigos de Villamorón y la Asociación Puentipiedra (Villegas). Con ellas, y la población local, se han mantenido diferentes encuentros, entrevistas y se ha desarrollado el trabajo de campo, que cristalizará el sábado 16 de julio en Villamorón y Villegas.

Se ha podido comprobar que el arte contemporáneo y sus propuestas no son ajenas a esta población rural que, a la vez, vive en el siglo XXI conectada a las mismas preocupaciones que sus convecinos urbanos. Desde ahí, ha sido muy bien recibida la propuesta de Laboca, que colaborará con la rapera Erika2Santos y con un grupo de danza de jóvenes dominicanas. El vuelo de las palomas, particularmente importante en una región de República Dominicana, simboliza también los desplazamientos y migraciones que animales y seres humanos hemos realizado desde el principio de los tiempos. Este hecho es especialmente perceptible en poblaciones como estas, desangradas por el llamado éxodo rural desde la década de 1970.

Esta iniciativa se enmarca dentro de XACOBEO. Una ruta por los territorios de nuestro imaginario impulsado por Acción Cultural Española (AC/E) y con la colaboración del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) y de la Dirección General de Industrias Culturales, Propiedad Intelectual y Cooperación, del Ministerio de Cultura y Deporte. Gracias a la complicidad de la Subdirección General de Cooperación Cultural con las Comunidades Autónomas.