LISTA ROJA. Dos monumentos coruñeses entran en la Lista Roja del Patrimonio

El castillo de Mesía y una casa renacentista corren peligro de desaparición.

Madrid, 16 de junio de 2021-. Se trata de dos construcciones muy distintas y separadas en el tiempo, pero les une el estado de abandono total en el que se encuentran y el riesgo que presentan de colapso. Son la casa renacentista en A Vacariza (Santiago de Berdeogas, Ayuntamiento de Dumbría), y el castillo de Mesía, (Pobra, Bascoi, Ayuntamiento de Mesía), ambos en A Coruña. Su pésimo estado de conservación les ha llevado a ser incluidos en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 900 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

La casa renacentista en A Vacariza (en la foto superior) en un Bien Catalogado y los tres escudos de su fachada están declarados como Bienes de Interés Cultural. Pese a ello, su estado general es de ruina progresiva: sillares desprendidos, falta del tejado e invasión de la maleza. El interior se encuentra lleno de escombros.

Se trata de una construcción original del siglo XVI que se integra en un conjunto arquitectónico y etnográfico de gran interés. De planta rectangular con dos alturas y cubierta a dos aguas, muestra un aspecto fuerte debido al empleo austero del granito en forma de grandes piezas de cantería. Su fachada principal presenta dos ventanas manuelinas, influencia de la arquitectura portuguesa poco común en Galicia. Entre ambos huecos se disponen, labrados en una única pieza de sillar, tres escudos donde aparecen las armas de la familia Moscoso.

La puerta de entrada aparece ligeramente desplazada del centro y sobre ella se coloca una ventana con dintel moldurado y con decoración a base de bolas. A su lado se localiza otra ventana, esta de doble arquivolta, que arranca de un dintel recto, teniendo la misma decoración que la anterior. Entre ellas, un tríptico labrado en la piedra que representa tres figuras de animales. En su interior se conserva un horno de piedra y una chimenea empotrada en el muro de la planta superior. Además, destaca en la cornisa una gárgola de piedra con una figura obscena.

El castillo de Mesía está catalogado como Bien de Interés Cultural, pero se encuentra parcialmente derruido.

Los orígenes de la fortificación se remontan al siglo XIII, sin embargo, las primeras noticias documentales que se conservan atestiguan que el castillo fue construido por Gonzalo Díaz de Mesía en el siglo XIV. Esta familia rindió homenaje a la mitra compostelana, hasta que la fortaleza llegó a manos de Gómez Pérez das Mariñas y fue destruida por las revueltas de los Irmandiños en la Baja Edad Media, en 1467. Posteriormente, fue reconstruida por el arzobispo Fonseca de Santiago de Compostela. Dominando un amplio territorio, ejercía la jurisdicción de la comarca de Mesía y fue escenario de múltiples revueltas. Controlaba además el camino entre Betanzos (antigua provincia del reino de Galicia) y Santiago.

El castillo es hoy el emblema del ayuntamiento de Mesía y aparece representado en su escudo municipal.

Su función militar marca la austeridad de la construcción. Presenta una planta circular poco común en Galicia con varios cubos de torres poco desarrollados y adosados que aún se conservan parcialmente en cotas inferiores. Los lienzos de piedra son de sillarejo y pizarra y conservan algunas saeteras defensivas. El profundo foso está bien conservado.

Mantiene parte de su lienzo curvo norte con varias saeteras y restos de los cubos de las torres. Los muros preservados de las defensas alcanzan los 2’5 metros de espesor, y en algunos lugares conserva hasta 18 metros de altura.

En el interior se conservan varios muros divisorios. El conjunto estaba formado por diferentes dependencias: cortes, bodega, horno, molino, chimenea, puente levadizo, etc.