Solo cuatro días para salvar la campana de 1747 de Granyena

La localidad ilerdense ya tiene la mitad de la cantidad necesaria para restaurarla

Madrid, 5 de octubre de 2023-  El contador avanza inexorablemente hacia el fin de la campaña de micro mecenazgo de los vecinos de Granyena de Segarra (Lleida): solo les quedan cuatro días para alcanzar los 11.000€ que necesitan para poder restaurar la campana de su iglesia. Ya han reunido casi la mitad, 5.200€, gracias a las aportaciones de 53 donantes. “Que el tañido de la campana alegre pronto a las gentes y los campos de Granyena de Segarra”, ha escrito un aportante anónimo en el Muro de la web de Hispania Nostra. “És important recuperar i conservar el patrimoni dels pobles”, añade Daniel. “¡Que suenen las campanas! ¡Ánimo!”, tercia Francisco José Pozo. La parroquia de Granyena de Segarra es pequeña y apenas tiene recursos, por lo que dos voluntarios de la zona, Ramón y Mercè, acudieron a la asociación Hispania Nostra para lanzar conjuntamente una campaña de micro mecenazgo. “Una noche de Reyes de hace 80 años, muy fría y helada, mientras se hacía toque festivo por la llegada de Sus Majestades de Oriente, la campana de la iglesia de Santa María de Granyena (Lleida) se agrietó. Desde entonces, su tañido enmudeció y no ha vuelto a acompañar a sus habitantes”, explican.

Mucho más tarde, en verano de 2022, Ramón Torres, campanero de Granyena, y Mercè Salsench, historiadora, subieron al campanario para inventariar las campanas para el Volumen de Granyena de Segarra de la Colección Inventari del Patrimoni Arqueològic, Arquitectònic i Artístic de la Segarra de la Fundació Jordi Cases i Llebot. De aquí nació el entusiasmo y la voluntad de recuperar la campana.

La campana, de casi un metro de diámetro en su boca y 500 kg de bronce, fue fundida en 1747 por Francesc Martrus, campanero y fundidor de Lleida. La campana se usaba para toque festivo y reloj. En su parte superior, volteando todo el perímetro exterior, se lee en letra mayúscula la siguiente inscripción catalana y latina: ES ESTA CAMPANA DE LA BILA DE GRANYENA. SANTA MARIA. ORA PRONOBIS. 1747. El cabezal está muy deteriorado con dificultad para sostener con seguridad la campana, y por ello se apuntaló con vigas de hierro. El bronce presenta dos fisuras horizontales, de 440 y 350 mm, y otra de 500 mm que impiden su uso; fisuras que se prolongan con el paso del tiempo. La campana se ubica en el ventanal norte-este, al lado opuesto del único acceso con grúa para bajar y subir la campana. Por ello, se tendría que trasladar hasta el ventanal norte-oeste, conllevando un tiempo y un coste de mano de obra que encarecen aún más el proceso de restauración, y de aquí bajar. El bronce se llevaría a un taller de Innsbruck (Austria), a un centro especializado en este tipo de restauraciones, la familia Grassmayr, que históricamente se han dedicado a la fundición de metal para la fabricación de campanas, unas 14 generaciones se han dedicado al oficio. La madera del cabezal se intentaría recuperar o hacer de nuevo. “En diciembre de 2022 iniciamos la campaña de restauración de la Campana de Granyena, así como una jornada de puertas abiertas, una caminata etnobotánica y dos encuentros de campaneros en los que hemos recolectado unos 3.600 €”, explica Mèrce. “Pero aún falta mucho. Se estima que el Bisbat de Solsona y el Ayuntamiento de Granyena de Segarra colaborarán, pero para ello, el requisito es conseguir una cantidad mucho mayor de la que tenemos”, añade.