El lamentable caso del BIC “Antiguo Hospital Militar de Santoña”

El “ladrillo” y la especulación urbanística atacan de nuevo a nuestro Patrimonio Histórico.

Un grave atentado de expoliación contra el Patrimonio Histórico está a punto de producirse en Santoña (Cantabria). El antiguo Hospital Militar, fundado en 1811 durante la ocupación napoleónica de la ciudad y declarado Monumento Histórico-Artístico de carácter provincial (hoy BIC) por Orden Ministerial de 8 de julio de 1972, va a ser parcialmente derribado para construir unos bloques de pisos.

plan de la presqu'ile de santona,1813.85x80cm

El antiguo Hospital fue instalado en la casona-palacio del Marqués de Chiloeches, edificio único formado por la casona y un ala para servicios.  Pues bien, la Consejería de Cultura de Cantabria ha conculcado la Orden Ministerial de 1972 que lo protegía y ha decidido excluir del BIC el ala de servicios y permitir su derribo, sin seguir el procedimiento legalmente establecido. Su único argumento, sin fundamentar y expresado en respuesta a una consulta de los propietarios del inmueble, es que éste ala carece de valor. Por su parte, el Ayuntamiento de Santoña, cuyo PGOU otorgaba al antiguo Hospital protección integral, ha actuado en contra sus propios actos, retirando la protección al ala en cuestión. El Ayuntamiento no motiva su decisión que basa en un simple juicio tan arbitrario como erróneo: que el ala a derribar es una edificación anexa decimonónica que carece de valor histórico artístico. No es edificación anexa, como dicen, sino que conforma un todo único con la casona-palacio. No es decimonónica sino como mucho de finales del siglo XVIII. Su valor histórico es muy importante para Santoña y su valor artístico deriva de formar parte de un edificio valioso y singular. Por otra parte, el edificio se encuentra en completo abandono con importantes deterioros.

Ala del antiguo Hospital Militar que pretenden derribar
Ala del antiguo Hospital Militar que pretenden derribar

En nuevo bloque de viviendas que pretende edificar el Ayuntamiento, una vez mutilado el B.I.C. con el derribo del ala, será de cuatro y cinco alturas y se situará a unos diez metros de la casona, que carece del preceptivo entorno de protección.

Ante este atentado al Patrimonio, Hispania Nostra ha incluido el antiguo Hospital Militar en la Lista Roja del Patrimonio. La inclusión ha despertado la atención y la sorpresa en los vecinos de Santoña y en la prensa, radio y televisión que han difundido ampliamente el caso .

El antiguo Hospital Militar de Santoña en la Lista Roja del Patrimonio.

Obviando la calificación jurídica sobre esta operación urbanística a costa del derribo de un BIC, que corresponde a los Tribunales de Justicia, hay que decir que la arquitectura es un medio ideal para transmitir la cultura de un pueblo. Derribando esta parte de la casona se pierde también una parte importante de la historia de Santoña. Mutilar el conjunto protegido con un derribo arbitrario significaría un gravísimo atentado contra la historia y contra el Patrimonio Histórico.

Es también un flagrante violación de uno de los principios rectores de la política social y económica consagrado en la Constitución, cuyo artículo 46  obliga a los poderes públicos a conservar el Patrimonio Histórico, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad.