La Palma: un paraíso en estado puro

Imagen de portada: La Palma, Costa Norte. Imagen cortesía de Saúl Santos

La Palma reúne excepcionales valores naturales que hacen de ella una isla sorprendente, donde el paisaje insular es un importante indicador de su calidad de vida ambiental y se constituye como uno de sus recursos naturales más emblemáticos.

La fauna y la flora autóctonas, así como sus espectaculares paisajes, animan a descubrir cada uno de los rincones de esta isla asombrosa. Su cuidado entorno natural permite disfrutar de unas vacaciones de forma alternativa y divertida, realizando actividades en contacto con la naturaleza y practicando todo tipo de deportes.

 

La Palma, Senderismo. Imagen cortesía de Saúl Santos

Sus senderos

Con más de mil kilómetros de senderos catalogados, La Palma brinda al visitante una multitud de opciones para caminar en los diferentes paisajes. Adentrarse en un bosque de laurisilva, caminar entre volcanes o recorrer los inmensos barrancos del norte de la isla son algunas de las posibilidades que existen; además, adaptadas a todos los públicos.

La Palma, Barranco Magdalena. Imagen cortesía de Saúl Santos

Su diversidadLa naturaleza de La Palma destaca por sus pisos de vegetación. Desde pequeñas plantas cerca del mar, que conviven con el sol y la sal, hasta simpáticas y pequeñas flores con llamativos colores en la cumbre más alta, pasando por una vegetación “jurásica” y por imponentes pinos. Lo mismo sucede con sus especies animales, desde su rica biodiversidad marina hasta mamíferos terrestres, pájaros y animales invertebrados. Toda una enciclopedia al aire libre abierta al conocimiento.

 

La Palma, Ruta de los Volcanes. Imagen cortesía de JL.Méndez
Sus noches estrelladas
Uno de los atractivos de la isla es disfrutar de sus noches estrelladas. Por eso existen a lo largo de toda la isla diferentes miradores astronómicos y lugares habilitados para acampar por la noche y poder disfrutar de uno de los espectáculos más bellos que existe: contemplar la vía láctea y un sinfín de estrellas y constelaciones.

 

La Palma Nocturna, Vía Láctea. Imagen cortesía de D. Dahncke
Sus zonas recreativas
Almuerza en un restaurante donde no hay menú ni camareros pero sí comedores habilitados en medio de extraordinarios pasajes. Organiza tu pícnic en plena naturaleza, o simplemente en la playa o al borde de una piscina natural. Siempre con increíbles vistas y un intenso perfume a aire puro.

 

La Palma, Pícnic. Imagen cortesía de JPonce de León
Sus poderes terapéuticos
El agradable olor a pino, la variedad de tonos verdes de la laurisilva, el calor del terreno volcánico, los profundos barrancos, su imponente costa y sus playas de arena negra configuran un escenario perfecto para lograr tranquilidad, inspiración y pensamientos positivos.

 

La Palma, Playa de Nogales. Imagen cortesía de Saúl Santos
Sus numerosas posibilidades
La naturaleza pura e intacta de La Palma te ofrece un amplio abanico de aventuras. Ya sea recorriendo sus fondos marinos, atravesando pinares en bicicleta, descendiendo por sus cuevas o tubos volcánicos o sobrevolando su cielo para observarla a vista de pájaro. Y estas son solo algunas de las opciones, existen muchas más.

 

La Palma. Imagen cortesía de C. Malin