LISTA ROJA. Dos monumentos de Murcia entran en la Lista Roja del Patrimonio

La casa torre de Alcayna y la capilla del Via Crucis presentan un pésimo estado.

Madrid, 5 de abril de 2021-. Se trata de dos construcciones muy distintas y separadas en el tiempo, pero les une el estado de abandono total en el que se encuentran y el riesgo que presentan de colapso. Son la casa torre de Alcayna y la capilla del Via Crucis, ambas en la ciudad de Murcia. Su pésimo estado de conservación les ha llevado a ser incluidos en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 800 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

La casa torre de Alcayna está protegida y catalogada en el planeamiento urbanístico (PGOU de Murcia), con el número de ficha 2ED-Pn01. Sin embargo, su estado de conservación es muy preocupante, con su fachada apuntalada y una cantidad innumerable de desperfectos, grietas, hundimientos y derrumbes interiores.

Esta edificación es parte de las construcciones típicas de la huerta murciana reconocidas por su forma de ‘casa-torre’. Las denominadas ‘casas-torre’ son representativas por su paisaje, historia y forma de vida tradicional. Están vinculadas a las labores de explotación económica del territorio por sus recursos agrícolas y ganaderos; además, destacan por la actividad sericícola que tanta relevancia adquirió en el siglo XVIII en Murcia.

Casa datada en el siglo XVIII y localizada en una zona suburbana. El edificio se compone de varios cuerpos, en los que predominan dos alturas, planta superior y un semisótano. Sobre el piso superior hay una azotea con barandilla de forja.

La vivienda consta de muros de carga de piedra, con fachada sin más ornamentación que la rejería de las ventanas, de forma rectangular dispuestas verticalmente que jalonan toda la construcción, con un acceso de entrada con arco de medio punto cuya puerta está realizada en madera y coronada con cristal y rejería, sobre ella se sitúa un cartel con el nombre de la casa. Además, está techada con cubiertas inclinadas de teja de cerámica curva.

Toda la edificación está volcada hacia el gran jardín interior, situado en la parte posterior de la vivienda, donde se da una abundante vegetación autóctona. En su interior alberga una ermita o capilla, techada como el resto de la vivienda con teja curva y, coronada toda ella, con una pequeña cruz de forja.

La capilla del Via Crucis también presenta un estado de conservación en pésimo. Muestra incontables desperfectos, grietas y roturas. Hay maleza en la cubierta, tejas rotas y cornisas resquebrajadas, así como numerosas pintadas, humedades y desconchados en las paredes exteriores de la capilla. Desde hace años se encuentra tapiada y en progresivo estado de deterioro.

Se trata de una capilla datada en el siglo XVIII y ligada a la cercana Real Fábrica de Salitre de Murcia, antiguo complejo industrial creado en 1654 por real orden de Felipe IV para proporcionar materia prima para la fabricación de pólvora. Tras una fuerte inundación, que arrastró todo el salitre y asoló la fábrica, esta fue trasladada a las nuevas instalaciones en Javalí Viejo. No obstante, se conservaron las viviendas de los militares que la dirigían, sus jardines y dicha capilla, la denominada “Capilla del Salitre”, a la que acudían a oír misa los trabajadores de la fábrica y sus familias.

Esta está situada a pocos metros de la iglesia mudéjar de Santiago y formaba parte de las catorce estaciones del Vía Crucis, el cual fue establecido en 1598 por los monjes franciscanos descalzos del Convento de Santiago, y comenzaba en la Iglesia de San Miguel y terminaba en la del Calvario, situada en la Puerta de Castilla. Actualmente, es la última y única edificación en pie de estas catorce estaciones.

Es una singular capilla del siglo XVIII de un delicado estilo barroco con adornos en las ventanas, una enorme cruz en la fachada y un altar en el intercolumnio greco-romano, además de un Ecce Homo y una Dolorosa, así como interesantes pinturas de Muñoz Barberán.

Consta de tres partes diferenciadas: la portada, donde se enmarca la cruz latina rematada por un frontón triangular; una pequeña nave cubierta a dos aguas; y el ábside, de planta hexagonal, más alto que la nave, en donde se abren seis vanos decorados. La nave y el ábside se cubren con tela vidriada de color verde.

Más información en www.hispanianostra.org, www.listarojapatrimonio.org o contactando con prensa@hispanianostra.org

Persona de contacto: Bárbara Cordero. Teléfonos: 91 542 41 35/ 648 836 880