LISTA ROJA. Galicia: Cuatro “telleiras” gallegas entran el la Lista Roja del Patrimonio

Se tratan de unos singulares ejemplos de patrimonio industrial.

Madrid, 21 de julio de 2020-. Uno puede pasar caminando junto a ellas y no reparar, a primera vista, en su valor histórico y patrimonial. Pero las “telleiras” (fábricas de tejas) conformaron en Galicia una singular red industrial desde finales del siglo XIX que merece ser recordada y no permitir que caiga en el olvido.

Por este motivo, cuatro de ellas acaban de ser incluidas en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 800 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

Las tres primeras están en Pontevedra -en Valga y Catoira-, y la cuarta se encuentra en Rianxo (La Coruña). En algunas se conservan sólo los muros perimetrales; en otras, incluso la vivienda de los “telleiros”, las “eiras”, el horno y el embarcadero. Lamentablemente, casi ninguna de ellas goza de una protección legal específica, y en la actualidad resisten al paso del tiempo, abandonadas, con los tejados desaparecidos y cubiertas de maleza.

Telleira de Quintáns

La de Quintáns, por ejemplo, se localiza en el lugar de Agro de Telleira, entre Quintáns e A Vacariza. Nada se sabe de su construcción u origen. Su propiedad era de la familia Rivela, de la mujer de Ramón Rodríguez “Roeiro”. Ellos la arrendaban. La primera noticia que se tiene de su arrendo fue a José María Francisco, procedente de A Guarda, que venía con otros dos “telleiros” portugueses. José María Francisco se casó en A Vacariza (Rianxo), pero el matrimonio volvía cuando acababa la temporada a A Guarda. Estuvieron varios años hasta que marcharon a la Telleira de Roeiro (Valga) primero y luego a la Telleira das Rañas (Catoria), puesto que tenían ambas un horno de mayor capacidad. Con él trabajó Hipólito Castaño Tojo, hermano de Francisco, quien llegaría a ser tornero en Caleras del Ulla, luego en la cerámica de Ares y que finalmente montaría un taller de cerámica en Lestrobe (Dodro).

El barro procedía principalmente de Dena, mezclado para hacer los ladrillos con barro rico en esquisto extraído de una “barreira” en un monte vecino, del otro lado de la carretera, donde aún hay cuevas de donde se sacaba el barro.

Más información en www.hispanianostra.org, www.listarojapatrimonio.org o contactando con prensa@hispanianostra.org
Persona de contacto: Bárbara Cordero. Teléfonos: 91 542 41 35/ 648 836 880