LISTA ROJA. Valencia: tres monumentos entran en la Lista Roja de Hispania Nostra

El pantalán de Sagunto, un molino y una casa grande corren riesgo de derrumbe

Madrid, 1 de enero de 2022-. Se trata de tres elementos arquitectónicos de la provincia de Valencia muy distantes en el tiempo y muy diferentes entre sí, pero les une el estado de ruina y abandono en el que se encuentran. Esto ha motivado que hayan sido incorporados a la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge más de mil monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Son los siguientes:

El Pantalán de la Compañía Minera de Sierra Menera

El pantalán es una superestructura perteneciente a la vanguardia tecnológica industrial de la segunda mitad del siglo XX. Este elemento patrimonial se encuentra vinculado al proyecto de explotación minera a cargo de la Compañía Minera de Sierra Menera (CMSM) en Puerto de Sagunto. Esta empresa, que se constituyó en los albores del siglo XX, fluyó siempre paralela a la Compañía Siderúrgica del Mediterráneo (CSM) en su devenir histórico, convirtiendo el territorio costero de Sagunto en el complejo siderúrgico industrial más importante del Mediterráneo español. Esta infraestructura fue construida como cargadero de mineral, entre 1975 y 1977, con un calado superior a los 14 m de profundidad, que permitía cargar buques de 100.000 t. Una vez cerrada en 1984 la Compañía Altos Hornos del Mediterráneo, la CMSM cesa su actividad en 1987, al perder su principal cliente, revirtiéndose la concesión del pantalán a la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) en 1990, momento en el que dejó de tener uso comercial. Desde 2010 la APV ha formalizado varios convenios con el Ayuntamiento de Sagunto para su rehabilitación y se han presentado informes en los que su situación se consideraba comprometida estructuralmente. A pesar de ello, la dilación en su rehabilitación y los agentes meteorológicos sucedidos entre diciembre de 2019 y enero de 2020, provocaron el colapso de tres de sus vanos, dando como resultado un informe de inviabilidad por el elevado coste que supone su rehabilitación. Como consecuencia la APV ha notificado su intención de derribo. Si se asume el coste de su demolición y se añade el importe de la pequeña pasarela que pretende construir, el coste de restauración estaría equilibrado.

Esta plataforma, que se desliza mar adentro 100 metros al norte de la dársena del puerto de Sagunto, se encuentra conformada por un tablero de hormigón armado de 1653 metros de longitud y anchura variable, entre 7,2 m y 20,2 m en la zona de atraque, finalizando en una plataforma metálica de 60 m, resuelta en celosía, que da acceso a dos norayes (postes). Posee un total de 46 vanos formados por vigas de hormigón de 30 m de longitud, con sección “T” o doble “T” dependiendo del tramo. El tablero se sustenta sobre unos encepados prefabricados de hormigón armado, del que arrancan dos pilotes de hormigón prefabricado en posición vertical. Los tramos siguientes se hallan constituidos por tres pilotes metálicos y cilíndricos de 762 mm de diámetro, macizados en parte de hormigón. Los pilotes están conectados a la parte inferior del encepado, en pendiente, formando una pirámide triangular con inclinación 1:4. La conexión entre pilotes y encepados prefabricados de hormigón se realiza mediante unas crucetas metálicas en las que se encuentran insertados los pilotes. A su vez los pilotes se encuentran hincados a una profundidad entre los 14 y 16 m.

Casa Grande de Tóveda Baja (Castielfabib)

La referencia más antigua a la masía de Tóveda es de 1563, siendo probable que su existencia y construcción fueran previas a esa centuria. Inicialmente debió de ser un único núcleo, teniendo su origen en la Casa Grande, sin embargo, a finales del siglo XVIII ya aparece la distinción entre la Tóveda Alta y la Tóveda Baja, ubicándose cada una en el extremo de la fértil llanura por la que discurre la rambla de las Tóvedas.

A finales del siglo XVIII pasó por dicho lugar el botánico Cavanilles en su paso por la comarca del Rincón. El lugar se halló habitado hasta mediados del siglo XX, cuando se despobló por completo, iniciando un proceso de ruina imparable reflejado en el patrimonio de la zona.

La Casa Grande de Tóveda Baja es una masía ubicada en el término de Castielfabib, cerca del límite de este con el vecino municipio de Vallanca, ubicándose en la aldea despoblada de Tóveda Baja, junto a la rambla de las Tóvedas y el barranco de Castellar.

La casa es de planta cuadrangular, con portada hacia el oeste, teniendo adosado un gran corral descubierto que mira hacia el valle, y en la esquina entre este y la vivienda, es decir, la sureste, se encontraba un horno de cocer pan. Poseía dos alturas, desconociéndose si existió una tercera destinada como habitación.

En la planta baja se observan dos amplias estancias para animales, cada una con siete comederos, y otras piezas que aparentemente eran lugar de habitación, de la primera planta no se reconoce ninguna estructura. Destaca también el trabajo de piedra bien labrada en las esquinas de la casa, así mismo como en el pilar central.

Se encuentra en estado de completo abandono, sin ningún tipo de mantenimiento ni protección, encontrándose actualmente la Casa Grande de Tóveda Baja en un estado de ruina muy avanzado. Desde que el edificio se destejó, hace pocas décadas, se acentuó el proceso de ruina, donde gran parte de la estructura interna se encuentra muy maltrecha debido a la exposición a las inclemencias climáticas, además, la esquina noroeste se ha desplomado, amenazando la integridad del edificio. La fachada principal se encuentra muy descompuesta. También, el horno de cocer pan es ya irreconocible.

Molí dels Frares

Según Guinot y Selma (2005), el nombre del molino proviene de la institución que durante varios siglos fue su propietaria, el convento de Santo Domingo de los Dominicos de Valencia. Se encuentra construido sobre el cauce de la acequia de Petra, uno de los tres brazos en los que se organiza la acequia de Mestalla, siendo el primero situado sobre su trazado.

Probablemente tenga su origen en la época islámica pero aparece ya documentado en el siglo XIII en manos de Pere Mercero, ciudadano de Valencia. Entre los siglos XV y XVI fue conocido como molino de Gámir, en referencia al apellido de la familia propietaria de la época, y a finales del XVI se produjo la compra por los monjes del convento de los Dominicos. En las Ordenanzas de la Acequia de Mestalla del 1771 se le identifica con dicha propiedad, y también aparece en los inventarios de molinos de Valencia del siglo XIX. A mitad de dicho siglo fue vendido en pública subasta a particulares como parte de los bienes religiosos desamortizados por el Estado español. El molino estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XX.

Forma parte de un conjunto más grande de una antigua alquería con dependencias y almacenes anexos, los cuales además se fueron modificando a lo largo del siglo XX. Estas obras, a partir del 1940, probablemente eliminaron buena parte del molino original, pero sería necesario un trabajo arqueológico y arquitectónico para identificar correctamente sus partes y antigüedad.

El arquitecto Miguel del Rey, en una página de su blog, lo describe así: “el molino está constituido por un conjunto amplio de edificios de diferentes épocas, entre los que destaca el cuerpo original, un edificio de dos crujías, cubierta en un agua y de origen tardo medieval, que a lo largo del tiempo ha tenido grandes transformaciones, siendo la más importante la que se puede centrar en los últimos años del siglo XVI o comienzos del siglo XVII, época a la que corresponden las escenas de la batalla de Salsas allí pintadas que se pueden fechar al siglo XVII. Las paredes cuentan con pequeños detalles de ornamento.”

En cuanto a las escenas mencionadas, se trata de un mural descubierto en 1994 por el historiador Eduard Pérez Lluch, donde se representa la batalla de 1640 con las tropas de Felipe IV, en la ciudad francesa de Salsas. El mural llamó la atención de la Generalitat y de la directora general de Patrimonio, Carmen Pérez.El estado de conservación del edificio es ruinoso en algunas partes. Las cubiertas están abandonadas y el deterioro que se prevé en poco tiempo es devastador. El mural se encuentra actualmente en buen estado debido a la actuación que se produjo hace veinte años. En la actualidad está hospedado por unos jóvenes ocupas que se han establecido en las instalaciones del molino.