Beneixama lanza un «SOS» para salvar su taller modernista

Los vecinos inician una campaña de micro mecenazgo para rescatar el tejado dels Canets

Madrid, 23 de octubre de 2023-  “En el tejado se aprecian espacios abiertos que se hacen más grandes día a día. Estos orificios de la cubierta agravan su estado general de conservación, y conducirán irremediablemente a su colapso si no actuamos a tiempo”. Quienes lanzan esta alerta casi desesperada son los vecinos de Beneixama (Alicante), que llevan mucho tiempo preocupados por el pésimo estado de conservación del Taller dels Canets, la joya del patrimonio industrial modernista del municipio. “Un colapso parcial de la cubierta puede originar un derrumbe generalizado de los muros de la fábrica”, advierten.

Pero no han querido quedarse en los lamentos, y han pasado a la acción. Por eso han acudido a la asociación Hispania Nostra para comenzar una campaña de micro mecenazgo con el objetivo de alcanzar los 35.000€ que necesitan para comenzar a reparar la cubierta del edificio.

Gracias a la protección del edificio, que está catalogado como Bien de Relevancia Local, la fábrica ha llegado hasta nuestros días conservando el aspecto que tenía hace un siglo. “Aun así, si no se actúa pronto, es altamente probable que la cubierta se hunda y se produzcan daños irreparables”, añaden. Por su valor arquitectónico y patrimonial, Hispania Nostra lo incluyó en su momento en la Lista Roja del patrimonio y el proyecto O-City lo ha incluido en su mapa interactivo.

La antigua fábrica Sanchís, antes “Taller de carruajes San Antonio”, conocida popularmente como el «Taller dels Canets», es un edificio modernista de gran valor histórico, artístico y cultural que en su día fue una de las industrias más importantes de la comarca, y donde se fabricaron carros que se vendían por toda la geografía española y portuguesa. Está situado en el municipio de Beneixama, en el interior de la provincia de Alicante.

El nombre de Taller dels Canets le viene del apodo de los primeros propietarios. No sé sabe muy bien de dónde viene ese apodo. Parece ser que viene de «el canet», una pieza de hierro en forma de media caña arqueada que se utilizaba bajo la barba de la caballería para conducirla y sujetarla, y que por algún motivo comenzó a llamárseles así. Lo que sí que sabemos con certeza es que el apodo viene de lejos y se mantiene todavía hoy en día. El taller fue construido en la primera década del siglo XX y, después de cambiar de actividad en los años ochenta para dedicarse a la construcción de estructuras metálicas, cesó definitivamente la actividad en el año 1998. A lo largo de estos años ha habido algunos promotores interesados en recuperar el edificio y darle uso, pero ninguno de estos proyectos ha llegado finalmente a buen puerto.

También el ayuntamiento y la familia han mantenido contactos para buscar una solución, sin encontrar la fórmula adecuada. El edificio es muy grande, el coste de restauración muy elevado, y ninguna de las dos partes tiene los recursos económicos suficientes para acometer esta empresa. “A finales de 2020, un grupo de personas del pueblo preocupadas por el estado del taller nos reunimos para ver qué podíamos hacer”, explican los vecinos, que se han reunido en torno a la Asociación Cultural Futur del Taller dels Canets. En ese grupo se encontraban miembros de la familia, arquitectas, arqueólogos, historiadores y otras personas sensibilizadas con la problemática y con ganas de colaborar para el bien común de Beneixama. A partir de esta reunión se iniciaron varias gestiones, entre las que se encuentran contactos con personas especialistas en patrimonio, la solicitud de inclusión del Taller de los Canets en la Lista Roja del patrimonio de la Asociación Hispania Nostra, así como la constitución de la Asociación Cultural «Futur del Taller dels Canets».

Arquitectos locales miembros de la asociación han realizado altruistamente la medición de todo el conjunto arquitectónico, dibujando los correspondientes planos, que servirán para las actuaciones que en un futuro se lleven a cabo. En todo momento hemos mantenido reuniones con la familia y con el ayuntamiento para informarlos de todas las gestiones hechas y trabajar en diferentes posibilidades. La familia ha manifestado su intención de que el conjunto arquitectónico sea algún día de toda Beneixama, y está dispuesta a que se haga una tasación oficial y se acuerde una forma de venta o cesión temporal que no sea gravosa para el pueblo.