El palacio del Marqués de Santa Cruz abre sus puertas a los socios de Hispania Nostra

Durante los días 10 y 24 de marzo y 7 de abril, el palacio del Marqués de Santa Cruz fue el escenario de una de las visitas organizadas por la asociación para sus socios. En una de las ocasiones, además contamos con un guía de excepción, el propio marqués Álvaro Fernández-Villaverde, con el que el que mantenemos una fuerte vinculación. La visita, que recorre la planta dedicada a sede de la Fundación Álvaro de Bazán, cuenta con una excelente colección de arte (pinturas y mobiliario) de Goya, Carreño, Urgel, Madrazo, Sorolla, Vicente López, Carducho, etc.… así como las Farolas de Lepanto.

El palacio, construido en 1639 sufrió una remodelación en 1756. Tras pasar a manos de otro propietario en 1767, en 1799 el edificio se convierte en sede de la Embajada Francesa, siendo ocupado en 1800 por Luciano Bonaparte, hermano de Napoleón. Desde 1808 y hasta 1827, la casa permanece vacía hasta que en 1846 el inmueble es adquirido por el entonces marqués de Santa Cruz. Sin embargo, durante la guerra civil, la casa fue destinada a acoger el museo etnográfico. Tras la recuperación del inmueble por la familia del marqués de Santa Cruz, el palacio fue objeto de una última gran restauración en 1997.

En la segunda planta del edificio reside junto con su esposa, Álvaro Fernández-Villaverde y Silva, XV Marqués de Santa Cruz y XIV Duque de San Carlos, que además, ostenta el cargo de presidente de la Fundación Álvaro de Bazán.