Hispania Nostra se adhiere a las muestras de solidaridad de Europa Nostra con Ucrania

Foto principal: plaza de la Independencia (Kiev, Ucrania). Foto: Shutterstock.

Monasterio e iglesia de los Dominicos (Leópolis, Ucrania). 

 

DONA AHORA Y COLABORA CON LOS DEFENSORES DEL PATRIMONIO UCRANIANO EN PELIGRO

Campaña promovida por Europa Nostra junto con Global Heritage Fund

¡Dona!

Manifiesto

Europa Nostra, la voz europea de la sociedad civil comprometida con el patrimonio cultural, condena firmemente la brutal invasión de fuerzas rusas en Ucrania, un estado europeo, independiente y soberano, en una fragrante muestra de desobediencia del orden y las leyes internacionales. Lamentamos las vidas humanas perdidas y nos posicionamos plenamente a favor el pueblo ucraniano, que hoy se enfrenta al sufrimiento y a la dificultad. En sintonía con numerosas voces del mundo democrático, Europa Nostra hace un llamamiento al cese inmediato de estos inaceptables actos de agresión, y aboga por la restauración de la paz en Europa.

Es el momento en el que debemos recalcar que el proyecto europeo está basado en una serie de valores fundamentales: los valores de paz, respeto de los derechos humanos, democracia, estado de derecho y respecto por nuestra historia conjunta y nuestro legado cultural común. La invasión rusa a Ucrania es la negación de estos valores y, consecuentemente, debe ser entendida como un ataque a todos aquellos que apoyamos los mismos. Éstos son el resultado de las lecciones que nuestro continente, en el que se encuentran tanto Ucrania como Rusia, ha aprendido durante los siglos más oscuros de nuestra historia compartida. Es ésta la razón por la que no debemos permitir que los demonios del pasado tomen el control de Europa y de nuestro planeta.

Tenemos constancia de las manifestaciones antibelicistas organizadas en diversas ciudades de Rusia, así como personajes ilustres y organizaciones civiles rusas que se han posicionado en contra de las decisiones políticas y militares de invadir un país vecino. Estos actos requieren de un gran coraje, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un gobierno que no tiene inconveniente en ignorar los derechos ajenos y no respeta los derechos fundamentales y la libertad de su propio pueblo. Con todo, el futuro de Rusia no puede entenderse ajeno o contrario al de Europa, sino en un conjunto en el que los ciudadanos sean parte fundamental y en relación a la historia y la cultura compartida con otras comunidades europeas. Sin embargo, y aunque actualmente pueda resultar complicado, debemos apoyarnos en nuestro legado cultural común (con toda su diversidad y peculiaridades) como puente que cierre las heridas abiertas y promueva un sentido de unidad; nunca como un arma de división, manipulación y aversión que fomente la guerra, el dolor y la destrucción.

Conscientes de los serios peligros que el patrimonio cultural corre en los ataques militares a Ucrania, apoyamos los llamamientos emitidos por la UNESCO, ICOMOS e ICOM por el completo respeto a las leyes humanitarias internacionales, y más concretamente aquellas de la Convención de 1954 en la Haya por la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado, así como sus Protocolos de 1954 y 1999, para garantizar la prevención de daños en el patrimonio cultural en todas sus formas. Asimismo, reclamamos el respeto íntegro de la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO de 1972 y de la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Intangible de la UNECO de 2003. Igualmente, respaldamos los llamamientos contra cualquier tipo de contrabando del patrimonio material ucraniano, que se encuentra protegido bajo la Convención de la UNESCO sobre los Medios para Prohibir y Prevenir la Importación, Exportación y Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales, y la Convención UNIDROIT sobre Bienes Culturales Robados o Exportados Ilegalmente de 1995.

Estamos dispuestos a trabajar activamente y en sintonía con nuestros numerosos socios y colaboradores, tanto europeos como internacionales, así como con otras entidades patrimoniales, para proporcionar cualquier tipo de asistencia necesaria a nuestros colegas europeos en Ucrania. Lo llevaremos a cabo para garantizar su supervivencia y proteger su rico patrimonio (entre los que se encuentras siete sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, tales como la Catedral de Santa Sofía y el conjunto de edificios monásticos en Kiev y el conjunto histórico de Leópolis (Lviv), que representa una parte fundamental de la cultura común europea y que hoy está en grave peligro por la invasión rusa. Igualmente, expresamos nuestra solidaridad con todos aquellos que, en Rusia, reclaman el fin de este ataque.

 

Contacto: Sneška Quaedvlieg-Mihailović, secretaria general de Europa Nostra sqm@europanostra.org

Leer artículo completo en inglés.