LISTA ROJA. Aragón suma cuatro elementos más a la Lista Roja de Hispania Nostra

Se trata de dos iglesias en Zaragoza, una ermita en Huesca y un torreón en Teruel

Abandonados, arruinados y sin ningún mantenimiento. Así se encuentran los cuatro elementos patrimoniales de Aragón que acaban de ser incluidos en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra (https://listaroja.hispanianostra.org/) y que recoge más de 1.100 monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Son los siguientes:

Ermita de San Martín (Capella, Huesca)

Se trata de una ermita catalogada como BIC (Bien de Interés Cultural) con características de templo- fortaleza construida posiblemente en el siglo XII, con funciones militares durante la Reconquista. Ocupa por completo una pequeña meseta conocida como Santa Eulalia.

Se encuentra bajo el Tozal del Soldado (también llamado Tozal d’el Soldau), en la Sierra del Castell de Llaguares, a 2.3 km de Capella y dentro de su término municipal. Se trata de una ermita románica del siglo XII orientada al norte y dedicada a san Martín, al igual que la iglesia parroquial de la localidad.

El templo es de nave única, orientado, con su cabecera ligeramente desviada, en dirección sureste. Conserva en pie el ábside semicircular con bóveda de horno y dos vanos con arco de medio punto monolíticos, el septentrional posee un tímpano y en el exterior es aspillerado, así como un muro de construcción posterior.

Torreón de la Redehuerta (Alcañiz, Teruel)

Torreón muy deteriorado. Solo se conservan dos muros y están amenazados por profundas grietas. Está catalogado como BIC, bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

No se conocen datos históricos o documentales de esta edificación. Consta de una tipología muy similar a los castillos musulmanes de Las Palmas (Sástago) y María de Huerva. Es posible establecer cierta relación con la ocupación musulmana del próximo cerro de Alcañiz el Viejo. Fue destruido en 1.835 por los carlistas durante la primera guerra Carlista (1.833-1.840).

Se trata de un torreón cuadrangular de aproximadamente 6 metros de largo por 10 metros de alto, situado en un paleocanal a 390 metros de altitud. Construido con la técnica de tapial de piedras unidas con mortero de cal y arena. Está recubierto por una argamasa de cal y yeso. En el lado este, hay una puerta ligeramente apuntada de dos metros. Los muros norte y este que quedan en pie, tienen aspilleras de perfil cuadrado que discurren de forma oblicua el espesor de la pared. El torreón está rodeado de restos de estructuras que podrían ser medievales cristianos o modernos.

Ermita de San Antón Abad (Nombrevilla, Zaragoza)

La ermita de San Antón Abad tiene su origen a finales del siglo XVI, ubicada en la comarca del Campo de Daroca, entre los municipios de Nombrevilla y Villanueva y con una titularidad compartida entre ambos. El estado actual es de ruina, con grietas en los muros, parte de la cubierta colapsada y el resto amenaza con desplomarse también.

La ermita consta de una obra de tapial, con forma de nave rectangular, pórtico y cuatro tramos separados por arcos diafragmas apuntados realizados en ladrillo. A su vez, un banco de obra se adosa a los muros por el interior y su tejado está compuesto por una cubierta de madera a dos aguas.

Iglesia de San Andrés (Uncastillo, Zaragoza)

El templo, actualmente de propiedad particular y ubicado en la calle Mediavilla, constituye una de las creaciones más singulares del arte aragonés de finales del siglo XVI. Fue fundado y encargado edificar por Pedro del Frago, infanzón uncastillero, con la ayuda de su tío, el obispo Pedro del Frago y Garcés gracias al permiso concedido por el prelado de Pamplona en 1579. Los restos mortales del obispo que nació en Uncastillo en 1500 y falleció en el Palacio Episcopal de Huesca en 1584 reposan en la iglesia de San Andrés. Fue desafectada de culto en los años cincuenta del siglo XX.

Se trata de un edificio renacentista construido con sillares de arenisca sobre otro templo anterior, al que se anexionó un hospital para pobres. Consta de tres pisos, siendo en el inferior donde se ubica la iglesia. Es de planta rectangular con cabecera recta, coro a los pies y tres naves de la misma altura separadas por cuatro columnas exentas; su techumbre está configurada por bovedillas de revoltón y dos jácenas que apoyan en columnas.

Tanto las paredes como las columnas y la techumbre se hallan cubiertas por pinturas al fresco y al óleo, donde aparece un programa iconográfico único en Aragón. Las pinturas muestran un rastro de manierismo centro italiano; las representaciones pictóricas son imágenes religiosas y profanas de colores azulados y ocres, configuran un programa funerario de la salvación humana en tres niveles. En el inferior (simbolizando los cimientos de la iglesia) aparecen en las columnas los evangelistas, los padres de la iglesia latina. En el nivel intermedio, aparecen psicomaquias y, en el superior, el techo (simbolizando el cielo), hay representaciones del Antiguo y del Nuevo Testamento, así como santos mártires como alegoría de la redención humana siguiendo la idea de la Contrarreforma. Los autores son Daniel Martínez y Rolan de Mois.

El sarcófago de mármol del obispo Pedro del Frago y Garcés se localiza en la nave central. De estilo clasicista, exento y decorado en las esquinas con atlantes y cariátides, quedando protegido por una verja de forja. Representa al obispo yacente con capa decorada mediante virtudes y santos, y a cuyos pies aparece su escudo de armas.

La fachada principal del edificio, de carácter italianizante y severo, típico de la arquitectura española de finales del siglo XVI, está dispuesta sobre un basamento de piedra flanqueada por pilastras de orden dórico sobre un pedestal; en el centro del dintel, se ubica una escultura del Agnus Dei. La cornisa de la portada configura la hornacina donde aparece la imagen sedente de San Andrés Apóstol con la cruz en aspa, flanqueada por los escudos heráldicos de los promotores del edificio. El conjunto aparece coronado por un prominente alero de modillones tallado en madera. Publicaciones especializadas califican de “ruinoso” y “pésimo” el estado de conservación del edificio y de su decoración pictórica. Por otra parte, el Gobierno de Aragón ya reconoció en 2004 su preocupante estado; de tal manera que, en el Anexo I del decreto 156/2004, se indica “su estado de conservación presenta graves deficiencias”.

A causa del abandono sufrido, el mayor problema que presenta es la humedad existente en la planta baja (correspondiente a la iglesia). Esto resulta constatable en la fachada principal, pero sobre todo en el interior, ya que ha provocado la desaparición en gran medida de las pinturas ubicadas en sus muros y columnas. Asimismo, se ha hundido una importante superficie de las bovedillas de revoltón que configuran la techumbre, y el alero de madera que remata la fachada principal, está en muy mal estado.

Más información en https://listaroja.hispanianostra.org/ o contactando con prensa@hispanianostra.org

Persona de contacto: Bárbara Cordero. Teléfonos: 91 542 41 35/ 648 836 880