LISTA ROJA. Zarautz quiere retirar Ebro Etxea de su Catálogo de Edificios Protegidos

El inmueble entra en la Lista Roja del Patrimonio por su incierto futuro

Madrid, 18 de mayo de 2021- El edificio de Ebro Etxea fue construido en Zarautz (Guipúzcoa) en 1940 con el objetivo de servir como colonia de verano infantil para los hijos de los trabajadores de la empresa “Ebro Compañía de Azúcares y Alcoholes”. Incluido en el Catálogo de Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Zarautz desde 1995, en octubre de 2020 se inició un inquietante proceso para retirar su protección legal.
En el año 2016, el ayuntamiento encargó un proyecto de reforma de la cubierta, que finalmente no se realizó. Estas reparaciones, totalmente compatibles con la protección legal, no se llevaron a cabo y la cubierta sigue en progresivo deterioro. El edificio continúa en uso, pero hay salas que se han tenido que desalojar.

Por estos motivos, el edificio de Ebro Etxea acaba de ser incluido en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge más de 800 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

El proyecto fue redactado por el arquitecto Lucas Alday el 1 de diciembre de 1940. Hasta la actualidad se ha mantenido prácticamente inalterado, siendo el único testigo de la tipología de edificio que imperaba en la zona hasta la década de los 60.

Se trata de la única colonia infantil en el País Vasco que conserva un claro origen y marchamo industrial, manifestado en las iniciales que campean sobre su balcón principal, a modo de escudo. A nivel patrimonial le corresponde un lugar destacado junto a las colonias de Sukarrieta y Hondarribia. En los tres casos, se trata de colonias marítimas inspiradas por una ideología análoga y resueltas en estilo neovasco.

En el año 1992, el edificio fue remodelado por el Ayuntamiento para usarlo como equipamiento público. Desde entonces se han llevado a cabo pequeñas obras de rehabilitación. En cuanto a los usos actuales, en el cuerpo central se encuentran las oficinas, los talleres y los baños y, por su parte, en las alas laterales se encuentran las aulas abiertas.

Se trata de un edificio de grandes dimensiones, rodeado por un murete de piedra y seto. Es de planta rectangular, con un cuerpo central que sobresale en altura (tres plantas) y que realiza las veces de fachada principal, y dos cuerpos laterales más bajos de dos plantas. De composición simétrica, en medio dispone de un pórtico que conforma el acceso. En las esquinas del edificio hay unos pináculos y los extremos están cubiertos a cuatro aguas, con teja curva para la parte exterior y entramado de madera en el interior.

El cierre perimetral de sus muros se completa con mampostería raseada en color crema para los lienzos, placa de hormigón lisa en el remate de esquinales, líneas de imposta y detalles ornamentales. La puerta de entrada reposa bajo un porche que se diseña como un todo, junto al balcón superior. Los huecos de iluminación en las dos alturas son de gran volumen y están protegidos con contraventanas.

En su uso original, el de colonias infantiles, los servicios comunes se encontraban en el volumen central y en los cuerpos laterales los dormitorios (diferenciados los de los niños y niñas). En la parte trasera se construyó un volumen más ancho y más bajo, para instalar en él el comedor y la enfermería.

Las líneas compositivas limpias, los ritmos entre huecos y macizos y las proporciones generales dotan al edificio de valor artístico, tanto como el que puedan tener los ornamentos puntuales. El edificio cuenta con una tipología arquitectónica precisa, en estilo neovasco y que posee cierta monumentalidad al rematarse con airosos garitones en los ángulos.

Más información en www.hispanianostra.org, www.listarojapatrimonio.org o contactando con prensa@hispanianostra.org

Persona de contacto: Bárbara Cordero. Teléfonos: 91 542 41 35/ 648 836 880