Premio Rafael Manzano de Nueva Arquitectura Tradicional

Bases de la convocatoria

Premio de Arquitectura Tradicional

El Premio Rafael Manzano de Nueva Arquitectura Tradicional tiene como fin difundir el valor de la arquitectura tradicional como referente de probada validez para la arquitectura de nuestro tiempo en el ámbito territorial de España y Portugal, tanto en la restauración de monumentos y conjuntos urbanos de valor histórico-artístico como en la realización de obras de nueva planta que, basadas en en las tradiciones locales, sean capaces de integrarse armónicamente en dichos conjuntos.

Este galardón se concedió por primera vez en octubre de 2012. Desde entonces, se otorga anualmente a arquitectos en activo en España. En 2017, gracias a la colaboración de la Fundaçao Serra Henriques y la Ordem dos Arquitectos, y con el Alto Patrocinio de su Excelencia el Presidente de la República de Portugal, el premio se extendió también a Portugal, otorgándose a arquitectos que ejercen la profesión en cualquiera de los dos países.

 ¿Quién lo convoca y organiza?

Está organizado por INTBAU (International Network of Traditional Building Architecture and Urbanism), gracias al apoyo del Richard H. Driehaus Charitable Lead Trust, mediante una donación a la Chicago Community Foundation para el Richard H. Driehaus Charitable Fund, a la colaboración de la Fundação Serra Henriques, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Hispania Nostra y el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España y con el Alto Patrocinio de Su Excelencia el Presidente de la República de Portugal.

 ¿A quién se premia?

Este premio, a diferencia de muchos otros, no tiene por fin honrar a los arquitectos cuyas obras representen mejor las últimas tendencias arquitectónicas, ni aquellos cuyas intervenciones supongan vanguardistas transformaciones de nuestro patrimonio, sino, por el contrario, a quienes a lo largo de su carrera profesional hayan contribuido con su obra a la conservación, continuación y adaptación a las necesidades contemporáneas de las tradiciones constructivas, arquitectónicas y urbanas propias de aquellos lugares en los que hayan intervenido.

Se trata, por tanto, de profesionales que, lejos de buscar notoriedad y novedad con sus actuaciones, desempeñan una importante labor que, sin embargo, pasa con frecuencia desapercibida, dada su manifiesta continuidad con el pasado, resultando a menudo poco reconocida.

 ¿Con qué finalidad?

La institución de este premio tiene por fin revertir esta situación en ambos países, cuya particular identidad tradicional se halla hoy, ante el avance de la globalización, más que nunca amenazada. Se honra así a quienes vienen desempeñando esta labor, contribuyendo con ello a promover una mejor conservación de nuestro patrimonio arquitectónico y paisajístico.

 El galardón

El Premio Rafael Manzano, gracias a la generosidad del empresario americano Richard H. Driehaus, está dotado con 50.000 euros y una medalla conmemorativa.

Más información